Artículo de Tomás para la revista Revolver sobre Ronnie James Dio y su discografía

RONNIE JAMES DIO (Nacido en Portsmouth, New Hampshire, Estados Unidos, 10 de julio de 1942, 16 de mayo de 2010)

     Aún duele la herida pasados seis años ya de la pérdida de uno de los cantantes (junto con Ozzy, Halford y Dickinson) más relevantes de la historia del Heavy metal. Nadie merecía más que él seguir viviendo y reinando en los escenarios demostrando año tras año como así fue, que su voz no perdía empaque y potencia pese a contar con 67 años cuando nos dejó. Es muy difícil hablar de Dio en pasado cuando siempre ha sido un referente en tu vida como a sido en mi caso. Un amigo hace tiempo me dijo que cuando muriese Dio todos los pilares de su existencia se caerían abajo como si eso no pudiese pasar jamás. Y es verdad que por un momento piensas que todo será así y durará para siempre pero cuando la realidad golpea tu puerta no puedes sino resignarte y aceptarlo lo mejor que puedas. Dio ya no está pero nos queda su música una excepcional trayectoria y su portentosa y maravillosa voz, que no es poco.

 

Yo tuve el inmenso privilegio de poder telonear a Dio hace muchos años y quien me conoce sabe que ha sido el momento más grande y emocionante de mi vida. Compartir el mismo escenario con tamaño coloso de cantante y artista fue algo indescriptible para mi. Ver y oír como un hombre que contaba ya con 60 años podía desplegar tal magnetismo vaciándose sobre las tablas y cantar de la manera tan espectacular que lo hacia, fue una de las mayores lecciones que la vida me ha dado. Ha sido, es y será una inspiración constante en mi carrera.

 

Su voz era un torrente de potencia tal que hacia fácil lo más complicado y arriesgado. Acometía las canciones con una fuerza y una garra pero al mismo tiempo con una naturalidad y majestuosidad que parecía que no costase nada acercarse y cantar en esos tonos normalmente altísimos. Sino, escuchad Stargazer del  disco Rainbow Rising y veréis la cantidad de matices que podía llegar a esconder su privilegiada garganta. No se me ocurre mejor definición de su voz que la que hizo su amigo Halford en una entrevista cuando le preguntaron acerca de Dio y él contestó sin vacilar "Un dragón, Dio es la voz del Dragón".

Él solía citar con mucha modestia que había realizado tres discos básicos en el mundo del rock ( Rainbow Rising, Heaven and Hell y Holy Diver) y la prensa también coincide en lo mismo pero yo estoy de acuerdo solo en parte. Digo en parte y que Dio citaba con mucha modestia porque él no solo tiene tres discos básicos. De hecho desde 1975 hasta 1984 no dio un solo paso en falso en su carrera facturando obra maestra tras otra un año sí y el otro también a cual de ellas más grande. Es cierto que los anteriormente citados son los discos más reconocibles y los que más se recuerdan de su carrera pero no por ello los únicos a tener en cuenta. A continuación quisiera comentar todos los discos imprescindibles del gran Dio y por ende de la historia del Rock y el Heavy Metal.

 

 Ritchie Blackmore's Rainbow (Rainbow) (1975)

 

Blackmore se fija en un grupo llamado Elf. Sobre todo en su vocalista que no es otro que el pequeño Ronnie Dio y factura junto con casi todos sus miembros (todos excepto el guitarrista Steve Edwards, naturalmente) una delicia de disco que bebe tanto del hard rock como del folk, la música medieval y la música clásica. La química entre el cantante y el guitarrista a nivel creativo y espiritual es lo que realmente mueve a esta nueva banda y eso se nota en composiciones como la increíble Man on the Silver Mountain con ese riff mítico que recuerda a Purple por todos los costados, con un Dio magnífico a la voz que lleva todo el trabajo a un nivel imposible de igualar. Sixteenth Century Greensleves, Catch the Rainbow y Snake Charmer son las otras joyas del disco y clásicos absolutos de la historia de Rainbow. Si bien esos cuatro temas son los más recordados y laureados del disco, las demás canciones no se quedan atrás e incluso la versión de Quatermass Black Sheep of the Family es otra maravilla digna de un disco a seguir reivindicando.

 

 Rising (Rainbow) (1976)

 

Más espectacular que su predecesor en todos los aspectos, para muchos la cima creativa de Rainbow y un clásico desde el primer momento de su edición.

Este disco nace tras la expulsión por parte de Blackmore de todos los miembros de Elf, según él por falta de personalidad sobre el escenario y se queda con lo que realmente le interesaba, Dio, quien pese a todo claudica ante las exigencias del guitarrista. Recluta a Cozy Powell a la batería, Jimmy Bain al bajo y a Tony Carey a los teclados que junto a los mencionados Blackmore y Dio completan la mítica formación que graba este majestuoso álbum. Stagazer es el tema estrella del disco y de la carrera de Rainbow. Un tema del que poco se puede añadir que no se haya dicho ya anteriormente. Denso, grandilocuente y fascinante de principio a fin. Escuchar ese estribillo épico en la voz de Dio con esa atmósfera zeppeliana que envuelve todo el tema, te lleva al cielo directamente. Tarot Woman y Startruck son dos clásicos más a añadir en la cuenta de Rainbow, que cautivan desde el primer momento de su escucha tanto por la maestría de su ejecución como por lo comercial de su propuesta. Run with the Wolf es de lo más duro del disco junto con A Light in the Black que cierra el álbum de una forma admirable en un tema largo lleno de momentos mágicos para recordar.

 

  Long Live Rock'n'Roll (Rainbow) (1978)

 

Comienzan a surgir tensiones en el grupo y David Stone (teclista) y Bob Daisley (bajista) se incorporan a la banda sustituyendo respectivamente a Tony Carey y Jimmy Bain que son expulsados por Blackmore. Se endurece su sonido y crean otro álbum para la leyenda y mi favorito de la etapa Dio en Rainbow. Solo por el tema inicial que da nombre al disco ya es motivo de sobra para adquirir este trabajo, otro clásico instantáneo y sencillamente uno de los mejores de la historia del rock. Kill the King y Lady of the Lake es lo más heavy que hicieron Rainbow en su trayectoria y dos disparos que directamente te vuelan la cabeza. Rainbow Eyes es la única pieza lenta del disco que sirve de cierre del mismo de una forma dulce y preciosista. Mención aparte para Gates of Babylon, la pieza estrella de un trabajo fantástico y memorable. Todo en este tema es inmenso, desde la guitarra del maestro Blackmore pasando por la increíble batería de Powel hasta llegando a un Dio que canta como nunca creando juntos una joya de otro mundo. Dio se despide de Rainbow con una obra totalmente imprescindible.

 

Heaven and Hell (Black Sabbath) (1980)   

 

Tras la marcha de Dio de Rainbow por razones artísticas (Blackmore quería hacer una música más comercial apartándose de todo lo que a Dio le gustaba cantar) unido a que la relaciones con Blackmore se habían deteriorado hasta el punto de no querer hablarse, acepta la invitación de Tony Iommi para unirse a Black Sabbath en sustitución de Ozzy y acabar creando una de las obras capitales del heavy metal y de la historia de la música.

 Es un disco que lo tiene absolutamente todo, desde los riff, los textos, la increíble voz de Dio, un aura épica y oscura que llama tu atención desde que las primeras notas llegan a tu oído hasta esa portada mítica y clásica que hace que no puedas apartar la vista de ella mientras escuchas el álbum de principio a fin. La  cantidad de joyas que esconde entre sus surcos este trabajo es de órdago: Neon Knights, Heaven and Hell, Children of the Sea, Die Young, Lady Evil... Podría citarlas todas y cada una de ellas porque a día de hoy a estas alturas sería imposible concebir el heavy metal sin estas canciones.

Se suele mencionar que los únicos Black Sabbath son los de Ozzy y no saben como se equivocan. Yo personalmente, jamás situaría Heaven and Hell por encima de Paranoid por ejemplo, pero tampoco por debajo. Son trabajos igual de grandiosos, influyentes y relevantes en la historia del rock y no hay necesidad de compararlos. Este disco fue el renacer, la reinvención y uno de los momentos más inspirados de  la trayectoria de Black Sabbath. De lo mejor que hizo Dio en su carrera y mi favorito de cuantos grabó en su vida. Nadie debería morir sin escuchar antes este disco. Clásico con mayúsculas.

 

Mob Rules (Black Sabbath) (1981)

 

Vinnie Apice sustituye aquí a Bill Ward que abandonó el barco porque no veía muy claro a unos Black Sabbath sin Ozzy y se descuelgan con otra obra imprescindible eclipsada para siempre por su predecesor mucho más laureado y recordado. Quizás la sorpresa se haya disipado y yo personalmente no lo situaría a la altura de Heaven and Hell, pero no podemos sino maravillarnos de la calidad de las canciones aquí registradas. Turn Up the Night, The sign of the Southern Cross, Vodoo y Mob Rules son gemas a la altura de cualquier clásico anterior y posterior de la banda. De todas maneras, mi favorita de este disco siempre a sido la épica y oscura Falling off the edge of the World con esos cambios de ritmo de otro mundo junto con la genial Slipping Away.Otro disco esencial.

 

Holy Diver (DIO) (1983)

 

Tras abandonar Black Sabbath, Ronnie invita a Vinnie Apice para acompañarle en su nueva aventura, que será el primer trabajo de la nueva banda de Dio y que se llamará como el cantante. Fichan a un viejo compañero de la época de Rainbow, el bajista Jimmy Bain y a un joven llamado Vivian Campbell que había militado en Sweet Savage para el puesto de guitarrista. Con este combo paren otra auténtica obra maestra inscrita con letras de oro en el mundo del rock con una portada mítica que llama tu atención desde que la ves por primera vez.

 

Desde ese brutal Stand up and Shout hasta el final con Shame on the Night, los nueve temas que esconden este álbum son magníficos. Un trabajo perfecto donde la voz mágica de Dio brilla como siempre demostrando el porqué lo llamaban el "padrino" del Heavy Metal. Clásicos como el tema que da nombre al disco, Rainbow in the Dark o Don't Talk to Strangers hacen de este trabajo un imprescindible en cualquier colección que se precie y presuma de un mínimo de clase. Mención especial para un tema menos conocido pero que a mi me vuelve loco, el gran Caught in the Middle, demostrando que la calidad y la comercialidad  no tienen porqué estar reñidas. Otro disco para llevártelo a una isla desierta.

 

The Last in Line (DIO) (1984)

 

Otra joya al nivel de Holy Diver y eso que parecía imposible igualar el nivel, pero con un álbum de este  calibre todas las dudas quedan disipadas al respecto. Última obra monumental de un nivel que tristemente no volvería a alcanzar ya con su grupo en solitario. Volvemos a encontrarnos con una portada que impresiona tanto o más que la anterior con ese diablo presidiendo e imponiendo su poder desde el fondo del abismo y de nuevo otra nueva colección de joyas a cual mejor.

We Rock es un tema fuerte y directo que abre el disco de forma trepidante. The Last in Line es una de sus mejores composiciones y mi favorita de este trabajo junto con mi debilidad personal que no es otra    que Evil Ayes, un trallazo de canción que siempre he considerado un clásico al nivel de cualquier otro que se os pase por la cabeza. Mistery y la grandilocuente Egypt (The Chains Are On) destacan también entre lo mejor de este genial vocalista. Grandioso.

 

The Devil You Know (Heaven and Hell) (2009)

 

 Sorpresa mayúscula cuando semejante disco llegó a mis oídos. En su día me alegró que se reuniesen los Black Sabbath del Mob rules (Porque estos son los Black Sabbath con Dio) y pensé que podrían hacer una buena gira y un gran álbum en directo como así fue, pero, reconozco que no esperaba mucho de ellos en estudio. Uno ya está escarmentado de tanta reunión de grupos clásicos que luego quedan en nada, tirando por el retrete su legado y demostrando que se reúnen tan solo por el dinero. Afortunadamente este no fue el caso  y demostraron al mundo que aún eran unos auténticos maestros. Lastima que el sueño durase tan poco.

Era Imposible imaginar que a estas alturas de su carrera pudieran facturar una obra tan imponente. Para mi gusto, el mejor disco de Heavy Metal de la pasada década. Es un auténtico placer volver a escuchar a Dio sobre los mejores riffs en años de un Iommi inspiradísimo (la química aquí entre los dos vuelve a ser mágica) y esa base demoledora formada por Geezer y Vinnie que lo envuelve todo. Atom and Evil abre un disco perfecto que se escucha como un todo y que no deja indiferente a nadie. Ritmos pesados y oscuros que hacen que sepas que estas ante los verdaderos creadores de un estilo tantas veces imitado y muy pocas veces igualado.

 Bible Black fue el single y una de las mejores canciones que yo haya podido tener el placer de escuchar. Todo en ella es brillante y épico. Con esa atmósfera enfermiza y maligna que nos seduce desde el primer momento que escuchamos los primeros acordes hasta cuando las guitarras hacen acto de presencia con un riff de esos que marcan para siempre. Dio está inconmensurable a la voz, a un nivel que ya quisiéramos tener algunos a su edad destilando experiencia y sabiduría en cada nota entonada. Follow the Tears y Breaking Into Heaven son otras gemas a destacar y mis favoritas en un disco que supone el broche de oro idóneo en la carrera de un Ronnie James Dio que desgraciadamente nos dejaría al año siguiente. Y es que tras los años noventa y parte de la década anterior, que fueron para él como una travesía por el desierto en la que tan solo sus fans más fieles(entre los que me incluyo) compraron sus discos y acudieron a sus conciertos, este último disco puso las cosas en su sitio y nos legó su mejor trabajo desde aquel lejano The Last in Line dejando con la boca abierta tanto a público  como a crítica. Genial y mágico a partes iguales.

 

Hasta aquí, mi repaso a los trabajos más importantes e imperecederos de Dio. Eso no quiere decir que el resto de su discografía fuese toda prescindible, de hecho existen otros discos muy recomendables en el transcurso de su trayectoria como son los que menciono un poco más abajo.

 

Sirva este articulo un poco más extenso de lo habitual, como tributo a un hombre que es uno de los pilares básicos en los que descansa la música rock en todas su vertientes. Su voz permanecerá ya por siempre y de manera indeleble en los corazones de millones de fans que, como yo, pensamos que hemos perdido a uno de los más grandes compositores y vocalistas que la historia nos ha legado. Levantemos esos cuernos otra vez en su honor.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Pablo (jueves, 20 octubre 2016 22:53)

    Enhorabuena por este gran articulo sobre Dio, muy detallado!!. Parece mentira que semejante hombre no este con nosotros y nos deleite una vez más con su enerme voz.
    Un saludo!!

  • #2

    JESUS (sábado, 22 octubre 2016 18:56)

    Gran articulo sobre DIO, todo un personaje allí donde los haya. Aportando su granito de arena a la música desde 1958 con Ronnie & The Red Caps a los últimos Heaven and Hell .
    Gracias Tomás por no dejar que nos olvidemos, aunque es difícil, de este gran señor.